Tècnica

La inseminación artificial, es una técnica que consiste en la disposición del semen de la pareja en el interior del útero de la paciente.

Inicialmente la paciente debe someterse a un tratamiento hormonal (aunque también se puede hacer con ciclo natural) para conseguir el crecimiento y maduración folicular (maduración del óvulo).

Este tratamiento que puede durar aproximadamente de 10 a 14 días es sencillo y poco agresivo, ya que las dosis de medicación administradas suelen ser bajas.

Una vez conseguida la maduración ovocitaria (comprobado gracias a los controles ecográficos periódicos que se realizan durante el tratamiento), se provoca la ovulación dentro de las siguientes 36 horas, momento en el que el paciente nos llevará la muestra de esperma para realizar la inseminación.

La preparación de la muestra consiste en la realización de una serie de lavados para eliminar el plasma seminal y los espermatozoides inmóviles o morfológicamente alterados. De esta manera nos quedamos únicamente con los espermatozoides aptos y móviles, capaces de fecundar el óvulo.

Una vez la muestra preparada, se carga en una cánula de inseminación, y se deja en el interior del útero.

Este procedimiento, es sencillo rápido y poco doloroso.

Una vez finalizado, la paciente permanecerá estirada unos minutos.

La inseminación es una técnica que no requiere reposo ni modificación de los hábitos de vida de la paciente.

Finalizado el tratamiento, al cabo de quince días, la paciente se realizará un test de embarazo para saber si se ha conseguido gestación.

Indicacions

1) Esterilidad masculina:

– Anatómica
– Psicológica
– Oligoastenoteratozoospèrmia

2) Esterilidad Femenina:
– Disfunciones ovulatorias
– Alteraciones uterinas o tubáricas
– Endometriosis
– Problemas del cérvix

3) Esterilidad inmunológica

4) Esterilidad de origen desconocido